Agricultores se capacitan en regulación de plaguicidas

29/08/2014

Agricultores se capacitan en regulación de plaguicidas

El seminario estuvo organizado por el Centro de Investigación de Alimentos Funcionales (CIDAF) y el Centro Agroecológico El Edén de la UV, entre otras entidades.

Difundir conocimientos a los agricultores de la zona de Quillota, con el propósito de favorecer la calidad de los productos agrícolas, además de reforzar la importancia que tiene la sustentanbilidad ambiental, fue el objetivo principal del seminario titulado “Uso racional de los plaguicidas”.

La actividad, que estuvo organizada por el Programa Prodesal Quillota I; la Sociedad de Innovación, Desarrollo e Investigación Agroindustrial Limitada (SIDAL); el Centro de Investigación de Alimentos Funcionales (CIDAF) y el Centro Agroecológico El Edén – estos dos últimos pertenecientes a la Universidad de Valparaíso -, contó con la participación de más de 90 agricultores de la zona, quienes agradecieron la iniciativa.

Así lo manifestó Nora Lefno, quien es Jefa Técnica de Prodesal Quillota I, un programa dependiente de INDAP y la Municipalidad de Quillota que se dedica a trabajar en el ámbito productivo, comercial, y en la articulación de instrumentos. Desarrollan charlas en terreno, articulación con empresas del sector público y privado, además de apoyar a un grupo de 106 agricultores de la zona, entre otras iniciativas.

“Estamos orgullosos de realizar esta capacitación, ya que hemos llegado a un momento en que se han detectado niveles de contaminación por agroquímicos en las hortalizas y fruta, principalmente. Son irregularidades que se provocan a partir del desconocimiento de los mismos agricultores y ahí es donde entramos nosotros. Tenemos una labor súper importante en el trabajo en terreno de poder entregar nuevas alternativas para llevar a cabo el control de plagas y enfermedades”, explicó Lefno.

La actividad contó con la presentación de un grupo de expertos en la materia como lo son el reconocido académico Marcelo Kogan, quien hoy es director general de la estación experimental SIDAL; Claudio Alister, director científico de SIDAL; Manuel Araya, jefe de Operaciones del Laboratorio de Investigación y Docencia  de la Escuela de Ciencias Agrícolas, de la Universidad de Viña del Mar, y Carolina Henríquez, docente de la Escuela de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la UV e investigadora del CIDAF.

 

Desconocimiento

Para Ricardo Astorga, seremi de Agricultura de la Quinta Región, quien también participó en el seminario, el realizar estos encuentros es darle la importancia que debe tener el uso racional de plaguicidas.

“Los agricultores, si bien, conocen y saben, la información siempre es incompleta o en algunos casos mal manejada, por lo tanto es bueno ir cada cierto tiempo renovando o actualizando los conocimientos”, sostuvo.

Por su parte, Pablo Espinoza, encargado del Centro Agroecológico El Edén, comentó que “el que se realice está actividad es muy importante ya que Quillota es una comuna agrícola, por lo que hay varios agricultores que recién se están iniciando en el tema de la agricultura orgánica, en base a esto hay mucho desconocimiento sobre esta temática”.

“Hoy en día hay realidades muy distintas en lo que se refiere el uso de plaguicidas, conozco agricultores muy responsables con el uso del mismo, incluso hay muchos que ya ni siquiera los ocupan, optando por otros métodos, por hacer sus propios biopreparados. Así como también hay muchos agricultores que desconocen cómo usarlos, desconocen el efecto que tienen tanto en el medio ambiente, como para ellos mismos”.

 

Falta legislar

Por otro lado, Helmuth Hinrichsen, director Regional del  Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), manifestó su preocupación con respecto a la falta de una legislación con respecto al uso de plaguicidas.

“Este tipo de actividades muestra una preocupación que para nosotros como INDAP y Ministerio de Agricultura es fundamental, que es el tema de la inocuidad y la calidad de los alimentos. En el tema de los plaguicidas hay harto que hacer. Si bien es cierto, son herramientas necesarias para la producción agrícola, nuestro país está bastante débil con respecto a algunas situaciones”, explicó

Agregando que “hoy en día hay mucho cuidado para ingerir un remedio, para comprarlo debe ser con una receta médica, pero la venta de un pesticida, que es un veneno, está disponible en cualquier esquina del mercado sin ningún cuidado. Si queremos mejorar como país la calidad alimentaria y la inocuidad, tiene que ser vendido y aplicado con las medidas y supervisión de un profesional, tal como lo hace la medicina. Creo que hay que legislar nuestro país, porque no es posible que exista esta disparidad”.