Académico del Instituto de Historia integra Grupo de Estudio de CONICYT

25/04/2019

Académico del Instituto de Historia integra Grupo de Estudio de CONICYT

Germán Alburquerque fue integrado al comité que revisa los proyectos del área de Historia que postulan al Fondecyt.

Desde este mes, el profesor Germán Alburquerque, académico del Instituto de Historia y Ciencias Sociales de la Facultad de Humanidades y Educación UV, integra el Grupo de Estudio de Historia de Conicyt. Este comité está a cargo de recibir los proyectos que los investigadores postulan a los concursos del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt).

Cabe señalar que Conicyt cuenta con una serie de Grupos de Estudio según área del conocimiento. “El Grupo de Estudio recibe los proyectos que envían los investigadores, los distribuye a los distintos evaluadores, además de evaluar los informes académicos que van llegando respecto de los proyectos en funcionamiento”, señala el doctor Alburquerque, que en estos días sostiene su primera reunión de trabajo con el equipo.

Explica el académico que fue convocado a integrar este comité: “Me llegó una propuesta, una invitación para integrar el Grupo de Estudio y yo acepté. No sé muy bien cómo se elige mi nombre, supongo que ellos toman una lista de quienes tienen proyectos aprobados y ven el currículum. En mi caso, me he adjudicado tres proyectos Fondecyt, siendo el más reciente de tipo regular, es decir, de más jerarquía, mientras los dos proyectos previos eran el de iniciación y el de postdoctorado —que están dirigidos más bien a investigadores jóvenes, que han obtenido recientemente su doctorado—. Pienso que estos tres proyectos me transforman en un perfil elegible”.

A su juicio, es un hecho relevante haber sido convocado, por cuanto “siempre el Grupo de Estudios ha sido constituido por una élite de investigadores. Desde afuera, uno ve que el Grupo lo constituyen profesores bastante consagrados; los conozca o no, uno piensa que si están ahí es porque tienen una buena trayectoria académica. En ese sentido, es un nombramiento que da prestigio y currículum”.

En esta nueva conformación 2019, el Grupo de Estudios de Historia integra a académicos de la Universidad de Chile, Católica, de Santiago, Austral de Valdivia, Católica de Valparaíso y de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, siendo Germán Alburquerque el único representante de la Universidad de Valparaíso. Explica que “este es un comité que se renueva; ahora se integran tres personas nuevas, dando un total de ocho investigadores. Según la disciplina los grupos son más grandes o más pequeños”.

Asimismo, el doctor Alburquerque señala que esta tarea constituye un desafío. “Uno nunca sabe cuánto trabajo extra significa, puede que de pronto se transforme en una tarea ardua y pesada, pero preliminarmente uno lo encuentra, de partida, muy interesante. Es pasarse un poco al otro lado y ver desde adentro cómo funciona el sistema. Por lo tanto, es un desafío interesante desde el punto de vista que se le mire”.

Consultado respecto de su opinión sobre los fondos adjudicados tradicionalmente a los proyectos de humanidades y ciencias sociales, en cuanto a que ha habido algunas quejas en el sentido de que reciben menos apoyo que otras áreas, Germán Alburquerque señala: “Las humanidades siempre están amenazadas por un sistema que privilegia áreas que son o más productivas o con mayor impacto científico. Sin embargo, hasta ahora, el financiamiento para las humanidades y las ciencias sociales ha sido bastante parejo. O sea, desde nuestras áreas nos hemos acostumbrado a quejarnos de que a las humanidades no se les da mucho espacio, pero si analizamos bien las cifras, encontramos que los porcentajes de aprobación son similares”.

Es decir, dice, “en términos absolutos de dinero, es mucho más lo que se asigna a las ciencias duras, a las ingenierías, etcétera, pero en cuanto a números relativos, los porcentajes de aprobación son similares. De cada diez proyectos que se presentan en historia, por decir un área, se aprueban entre dos y tres, en porcentajes similares a las ciencias ‘privilegiadas’”.

Del mismo modo, prosigue el académico, “es importante considerar el hecho de que las humanidades, los proyectos de historia —que son los que más conozco por cierto— necesitan menos recursos para funcionar. Nosotros no tenemos que comprar laboratorio, máquinas, no tenemos que comprar reactivos o insumos químicos que son carísimos; entonces, necesitamos objetivamente menos dinero. Puede que esta sea una opinión mía demasiado aventurada y que alguien me pueda demostrar con hechos y cifras que estoy equivocado, pero desde mi punto de vista ha sido así”.

Germán Alburquerque es doctor en Historia por la Pontificia Universidad Católica de Chile, magíster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Chile y licenciado en Historia por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se ha especializado en historia intelectual y política latinoamericana. Es autor del libro “La trinchera letrada. Intelectuales latinoamericanos y Guerra Fría” (Ariadna, 2011), y coeditor del libro “Latinoamérica. Política, cultura y sociedad” (Universidad Bernardo O’Higgins, 2019). Ha publicado artículos en revistas de México, Brasil, Venezuela, Inglaterra, Francia, España y Chile, y capítulos de libro en Hungría, Serbia, Brasil, México y Chile. Fue creador y editor de “Autoctonía. Revista de Ciencias Sociales e Historia”.


Síguenos en nuestras redes sociales